Páginas vistas en total

jueves, 13 de julio de 2017

Independiente arrancó como en un sueño y después se quedó dormido


Norberto Mosterin

Con una actuación de alto vuelo en el primer tiempo, el Rojo sacó una ventaja de cuatro goles. Luego bajó la intensidad de su juego y dejó que Iquique le metiera dos goles que dejan la llave abierta para la revancha del 2 de agosto en Calama.

Toda la efectividad que no tuvo en muchos partidos jugados en su estadio, apareció anoche para que Independiente le diera forma a una goleada frente a Deportes Iquique que parecía abrir de par en par la puerta de la clasificación a los octavos de final.

Pero en la segunda parte exageró su calma, desperdició varios goles y le permitió al rival achicar dos veces con lo que, en la revancha del miércoles 2 de agosto, a los chilenos les alcanzará con ganar 2 a 0 para pasar de ronda.

La primera radiografía del partido no sirvió para hacer un diagnóstico preciso de lo que iba a suceder a lo largo del juego. Porque el equipo chileno salió con un planteo valiente, mucha gente en ataque y decidido a sacarle la pelota al rival plantado en su terreno. Pero Independiente caminaba el campo con sagacidad felina, como analizando los puntos débiles del rival, esperando el momento exacto para acelerar y pegar el zarpazo. Y tan fino estuvo en ese plan que se fue con una ventaja de cuatro goles al descanso, algo que no ocurría desde el año 2000 (en el 8 a 1 ante Argentinos Juniors, con dos del Rolfi Montenegro, uno de Milito y uno de Marioni).

Y esta referencia permite entender que nos toca hablar de otra actuación histórica del equipo Independiente que, veintidós minutos, pasó de primera a cuarta y decoró de goleada la primera mitad del partido.

Primero Franco, de cabeza, apareciendo libre para conectar un corner de Rigoni desde la izquierda; un rato después, Fernández metió un pase fantástico para la corrida de Barco quien enfrentó al arquero y definió sobre su cuerpo. A esta altura, la defensa chilena daba muestras de enormes dudas. Y el Rojo siguió pasando factura: esta vez apareció Leandro Fernández para cabecear con el arco vacío en el desenlace de una gran jugada de ataque con centro de Barco, aparición de Rigoni y toques a mucha velocidad.

Antes del descanso, Domínguez apareció por el segundo palo para mandar al fondo otro centro de Rigoni que peinó Franco en el primer palo.

En el arranque de la segunda parte el Rojo sacó el pie del acelerador; le quitó intensidad a la búsqueda de un nuevo gol, pese a que Iquique marcaba en línea y no marcaba a Barco, con lo que la ampliación de la ventaja parecía cuestión de tiempo.

Sin embargo, tanto aletargó sus energía el local que le permitió a Iquique adelantarse y llegar al descuento, en un zonzo penal de Tagliafico al delantero más inquieto de la visita que, el propio Bielkiewickz transformó en el 1 a 4.

Y, en el final, Espinoza, con el pecho, volvió a aprovechar la siesta del Rojo que puso dudas a una victoria que debió ser aplastante.



Fuente Diario Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.