Páginas vistas en total

miércoles, 28 de junio de 2017

Irreal


Por Franco Niccolini 

Independiente empató 1 a 1 ante Lanús, en la última fecha del torneo argentino, el viejo karma de local le pasó factura y se quedó en las puertas de la clasificación a la Libertadores 2018.

Emiliano Rigoni marcó el único gol y en el ST le atajaron un penal a Barco.

La primera del partido la tuvo el visitante, Sand no le apuntó al arco con su cabeza y a metros de la línea de gol la mandó por arriba. El “Rojo” se paró muy estirado entre sus líneas, tratando de ocupar más terreno, se mostró muy pasivo, más preocupado por cubrir espacios defensivos que por forjar juego. Recién a los 23’ pisó el área “Granate” dónde Emiliano Rigoni remató desviado.

Luego de avisar el equipo de Holan se despertó, Martin Benítez se hizo manija, generó espacios e infracciones. 

Compromiso con la gente, actitud en cada dividida e intensidad por cortar cada intención del rival, fueron las claves para desdibujar al equipo de Almirón y hacer estallar los cuatro costados del Libertadores de América.

El “Torito” Rodriguez cortó en la salida, tocó para Benitez, quien levantó para Lucas Albertengo, el delantero se la bajó a Rigoni y el cordobés de volea infló la red y a todas las gargantas de los hinchas del Rey de Copas.

Después de abrir el resultado, todas fueron del hoy vestido de blanco, Rigoni tuvo dos claras pero esta vez el arquero visitante ganó el duelo. En el descuento Benitez tuvo una más, que salió por encima del travesaño.

En el complemento Independiente mantuvo la misma agresividad de la primera parte, La “Bala” Rigoni volvió a ganar en velocidad pero no estuvo preciso en la definición, Andrada con sus pies la mandó al tiro de esquina. De ese córner se originó un cabezazo venenoso de Albertengo, entre el uno de Lanús y el palo, evitaron el grito sagrado.

Cuando Lanús no había hecho ningún mérito ni generado nada para empatarlo, un error en la salida le facilitó las cosas. Sand Rompió el palo, el rebote le quedó a Aguirre que de primera disparó violentamente desde lejos y la clavó en el mismo lugar que Rigoni.

Faltando 15 para el final, Emiliano Rigoni clave en cada ataque, encaró a Herrera y el defensor lo derribó dentro del área. Aguirre quien marcó el gol, se fue expulsado por protestarle a Delfino. El jugador más joven del “Rojo”, Ezequiel Barco, se hizo cargo de la pena máxima, la figura de la noche, Andrada, le adivinó la intención y le contuvo el penal.

Luego de marrar el penal, los dirigidos por Holan volcaron todo al ataque, por cada minuto que pasaba, la figura del guardameta de Lanús aumentaba. Todos los hombres de la ofensiva tuvieron una chance para romper el empate, nombrar cada oportunidad de gol haría una crónica más larga que la biblia misma. Inexplicablemente la pelota no quiso entrar, más de diez situaciones muy pero muy claras tuvo Independiente para llegar al segundo gol.

Los jugadores que hoy vistieron de blanco, se retiraron agotadísimos, dejaron todo en la cancha y fueron reconocidos por los presentes en el estadio. Algunas chances de cupo (ganar la Copa Argentina o la Sudamericana, que River gane la Libertadores o que Racing o Estudiantes ganen la Sudamericana) todavía permiten soñar con la clasificación a la Libertadores 2018.



Fuente Orgullo Rojo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.