Páginas vistas en total

jueves, 13 de julio de 2017

Era para liquidarlo


Por Emiliano Pereira

Independiente superó a Deportes Iquique por 4-2 en el encuentro de ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana y sacó una buena ventaja para ir a la altura de Atacama, aunque la serie sigue abierta. Después de un primer tiempo brillante donde marcó los cuatro tantos, en el complemento el equipo de Ariel Holan salió dormido y le dio la posibilidad al conjunto chileno para que descuente dos veces y mantenga viva la ilusión. El público se fue contento, pero también con una sensación agridulce por el resultado final.

En el comienzo del partido, el Rojo fue una maquina. Desde el primer momento se impuso en el campo de juego y a los 22 minutos pudo abrir el marcador luego de un gol de Alan Franco, quién ingresó sólo por el segundo palo. Minutos más tarde, llegaría el 2-0 después de una exquisita asistencia de Leandro Fernández para Ezequiel Barco quién definió muy bien ante Cortés.

A pesar de estar cómodo, el equipo jamás bajó la intensidad, y después de una buena jugada colectiva -que se ensució un poco- Leandro Fernández de cabeza metió el 3-0 para Independiente. Y sobre el final del primer tiempo, Nery Domínguez entró sólo por atrás de todos en un tiro de esquina y metió el cuarto gol para el Rojo. El público despidió al equipo bajo una lluvia de aplausos, ya que el nivel de los jugadores era muy bueno.

Sin embargo, en el complemento el equipo salió mucho más relajado y sin tanta intensidad. Y si bien tuvo chances para liquidar el encuentro, la falta de precisión en los metros finales le negó la chance de aumentar la ventaja, algo que terminaría lamentando sobre el final del partido.

Es que Deportes Iquique no se dio por vencido y siguió luchando hasta el final. A los 30′, luego de un penal de Tagliafico, el conjunto chileno descontó gracias al gol de Diego Bielkiewicz. Y en la última jugada del encuentro, con un gol de Leonardo Espinoza, decretó el 4-2 definitivo, que deja la serie abierta.

Independiente es un equipo en formación y se nota. Es que después de semejante nivel futbolístico en la primera etapa no se puede terminar de esta manera. De los errores se aprende, y si bien se consiguió una muy buena victoria, la sensación que queda es agridulce. Se ganó, pero la felicidad no es completa. En el encuentro de vuelta, el equipo de Holan deberá jugar en la altura y tendrá que adaptarse a otro estilo de juego. Ojalá que no cueste caro no haberlo liquidado a tiempo…



Fuente LxR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.