Páginas vistas en total

jueves, 13 de julio de 2017

Dos en uno


Por Ramiro Santinelli

Si los partidos duraran 45 minutos o si Independiente hubiera mantenido el nivel del primer tiempo, seguramente el título de esta columna sería “Paladar Negro”. Claro, haciendo referencia a la bella camiseta negra que vistieron los muchachos, pero también relacionándolo con lo que se vio en la cancha: Fue un baile. El equipo aplastó a Deportes Iquique en actitud, juego, intensidad, despliegue y -fundamentalmente- en el marcador. Fue lo mejor del Rojo en el último tiempo y lo coronó yéndose al descanso ganando 4 a 0.

El complemento fue otra historia. Lejos de ser inferior al visitante, arrancó con un Independiente más pasivo, más calmo, que se propuso esperar al conjunto chileno para luego aumentar la ventaja de contragolpe. ¿Fue, acaso, una decisión acertada? Puede que no. Deportes Iquique es un equipo superable y se lo pudo haber liquidado con la posesión y dominación de los iniciales 45′. Pero, ¿quién puede negar que Independiente es especialista en mantener el cero replegándose y destrozar contrincantes explotando los espacios? De hecho, los de Holan llevaron a cabo repetidos ataques -la mayoría en pies de Barco- en los que se falló el último pase, la habilitación al jugador libre para marcar el tanto. Pases que suelen no errarse. Además, hasta el accidental penal -si es que fue penal, me quedan dudas- de Tagliafico, Campaña no tuvo trabajo por hacer. Incluso luego del primer descuento, Iquique tan solo generó dos chances claras: el segundo gol, producto de una gran desatención de la defensa roja en un córner, y la oportunidad previa a ese tiro de esquina, que tapó el arquero uruguayo.

Si hablamos solo del vaso medio lleno, lo de anoche fue otra muestra de que Independiente no debe vender, no ahora. El equipo es muy competitivo, representa al hincha y está convencido de la idea del entrenador. Hay que potenciarlo, respetar la lupa de Holan y su grupo de trabajo. El Rojo es uno de los rivales más complicados de esta Copa Sudamericana, y eso lo convierte en un candidato, más allá de que la llave haya quedado abierta. Independiente es un gran equipo que a veces se destiñe por su inexperiencia o falta de recambio. Hay que limar esas sobras.

En análisis, una vez más debo destacar a Bustos. Admito que es mi debilidad. Juega exactamente como quiero que juegue el lateral derecho de mi equipo. Mejora partido a partido y parece que su crecimiento no tiene techo. Es muy lindo que esto lo produzca un futbolista proveniente de inferiores. Otro caso es el de Franco. El central anoche redondeó una excelente performance. Si bien tiene equivocaciones menores, juega como si tuviera 100 partidos en Primera. También, fue bueno lo de Togni, el delantero que se desenvolvió de lateral izquierdo. No sufrió en defensa, aportó intensidad y se proyectó con criterio al ataque. Tampoco quiero olvidarme de Rodríguez, el Torito demostró que el Rojo tiene cinco y no necesita a Marcone. Funciona de gran manera cuando juega con Domínguez -quien no debió haber salido de la cancha-. De todas formas, la buena noticia de la jornada estuvo en el ataque: Volvió Leandro. Volvió con gol, con picardía y con velocidad. Y, ¿cómo no mencionar el pase deluxe que propició el gol del pibe Barco? Es importantísimo el regreso de Fernández para este grupo, cuya falencia es la definición.

En definitiva, la ida dejó un sabor agridulce. Independiente pudo haber ganado por más goles y mantener la valla invicta, pero algo de imprecisión y unos pocos errores le dieron vida a Deportes Iquique. La serie ya no está liquidada. Ahora, habrá que ir a la altura con la intensidad, eficacia y paladar negro del primer tiempo. Ah, y con refuerzos, esperemos.



Fuente De la Cuna al Infierno

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.